Alter Ego

Escrita por @kivinietts

Esta es la historia que cuenta todas las historias que se olvidan, o que no sabemos que existen.

Mientras Tes está en su computadora, recibe un mensaje.

Leo dice: Hola, Tesla. ¿Quieres platicar un rato?
Tes dice: Hola, ¿cómo estás?

Mientras, en el inconsciente, dos jóvenes caminan en sentidos opuestos, con la mirada fija en el piso. De pronto, suena un pequeño timbre, y algo se activa. Él la ha visto, y le sonríe. Ella, un poco confundida, lo saluda. Es bastante atractivo y ella se pone un poco nerviosa, con su delicada mano, recorre su cabello hacia atrás descubriendo su oreja y sus mejillas sonrojadas.

Continúan caminando, pero apenas unos pasos más adelante, la sorprende por detrás con una rosa arrancada del jardín. No dicen nada.

 

Tes y Leo llevaban algunos minutos hablando, incluso las actividades de Tesla habían pasado a segundo plano, pero cuando miró la hora, tuvo que forzarse a abandonar la conversación.

Así fue como ella tomó la rosa, sonrió pero descubrió con tristeza que tal vez nunca volvería a ver a aquel chico que la había abordado sin antecedentes ni motivos aquel día. De igual forma, él, sintiéndose impotente, se despidió con un gesto en su triste cara y la vio partir retomando su camino.

01-alter-ego-flor-milano-blaubox

Al otro día, Tes ha llegado muy emocionada a su casa, entra a su habitación y prende la computadora.

Tes dice: ¡Hola Leo!
Leo está escribiendo…

Justo a la misma hora que el día anterior, sentada en una banca en un jardín lleno de rosas, se encuentra ella. Con un hermoso vestido blanco que resalta el moño rojo que adorna su cabello, y el tono rojizo que la paleta de dulce le deja en sus labios, parece que está esperando algo.

Leo dice: Hola.

Pasados unos minutos, a punto de desesperarse y levantarse de aquella banca, a sus pies llega una hoja de papel. Cuando voltea hacía atrás, lo ve dirigiéndose hacía ella, con otra rosa en la mano. Él vestía un elegante traje negro, y sin decir palabra alguna, la tomó de la cintura.

La conversación vuelve a fluir, mientras Tes saborea su paleta de dulce rojo y Leo pasa las hojas de su libreta, buscando alguna historia que hace tiempo había escrito y ahora quiere compartirla con ella.

“…se despidió con un gesto en su triste cara y la vio partir retomando su camino”.

Es increíble como por unos instantes, la conversación se vuelve efímera, mientras The Smiths suena desde la computadora de Leo. Se crea una extraña química entre dos personas que no se conocen, que probablemente nunca lleguen a coincidir en la vida.

Mientras dos personas que se encontraron extrañamente en un jardín, bailan al compas de una música que no suena, como si lo hubieran planeado por sus elegantes atuendos, y se iluminan sus corazones.

02-alter-ego-flor-milano-blaubox

Ya ha oscurecido, desde la sala de Tes, se escucha a su madre llamándole para cenar. De nuevo tiene que despedirse. Pero está vez, Leo se ha animado a hacerle una pregunta que ha pensado desde el primer mensaje de su historia.

Tesla dice: Oye, debo irme.
Leo dice: No, ¡espera!

Más allá también ha oscurecido, ella mira la hora y sabe que se ha terminado su tiempo. Detiene el baile con sutileza, y con una mirada se despide de él. Pero la alcanza y le sostiene el brazo, desesperadamente busca hacer que se quede. Aunque sabe que el adiós es inevitable.

Leo dice: ¿Te gustaría salir, algún día?
Tesla ha cerrado sesión.

Un par de días después…

Era una tarde muy soleada para dar un paseo. Leo camina por un jardín que, a causa de la primavera, ha llenado sus andenes de flores y rosas. Concentrado en sus pensamientos, un sonido lo interrumpe. Cuando se detiene a revisar su celular, una joven con un brillante moño atado a su cabello, viene caminando en sentido opuesto. Es una muchacha muy guapa y él se queda pasmado. Tes camina, cruza mirada con él y sonríe. Ambos continúan su camino, pero unos segundos más tarde se detienen. Algo se apagó en su corazones, y no supieron que fue, sólo lo sintieron.

Y entonces, en este mundo alterno, el joven de traje en el jardín escribe algunas palabras en su libreta, esperando que ella vuelva.

03-alter-ego-flor-milano-blaubox

Ilustraciones por @flormilano.arte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s