15 de Mayo – Al Maestro, con Cariño:

“Educar a una persona no es hacerle aprender algo que no sabía, sino hacer de ella alguien que no existía”.

Todos tenemos un maestro que nos ha marcado de una manera muy importante. Ellos tienen la fundamental misión de sembrar en nosotros el conocimiento y los valores que nosotros tenemos que terminar de moldear para convertirnos en las personas que seremos el resto de nuestras vidas.

Tomando en cuenta estas afirmaciones podemos ver que la labor del maestro no es cosa sencilla; por eso, invitamos a varios artistas que han colaborado con nosotros para que nos contaran sobre aquel maestro que influyó de mayor manera en sus vidas, en sus metas y en las personas que son hoy y que quieren llegar a ser.

“Santiago Iturralde”
por Flor Milano:

Un profesor que me hizo crecer fue Santiago Iturralde, profesor de pintura del último año del profesorado de artes visuales. Con este profesor aprendí cómo hacer una serie de imágenes con una narrativa coherente entre sí. Algo que nunca me voy a olvidar fue cuando estaba pintando uno de los cuadros de Las Moiras (última serie de pinturas). Había diseñado los tres personajes y empezado a pintar las caras. La cara de Láquesis (la de color rojo) sufrió muchos cambios en el proceso. Primero realicé una cara totalmente distinta, más de frentes, con el pelo enrulado y la cara redondeada. Pero cuando se la mostré a mi profesor dijo que no estaba dentro del mismo “mundo” que las otras, y era verdad, estaba pintada de forma muy diferente. Me recomendó comprar un nuevo bastidor y empezar de cero.

Así lo hice y mi segundo intento fue tan poco exitoso como el primero a ojos de mi profesor. En ese momento yo estaba enojada porque no veía en que me estaba equivocando. De mala gana, pero confiando en lo que él me decía, seguí sus consejos y retoqué el cuadro cambiando la estructura de la cara, lo que no me salía era la inclinación de tres cuartos de perfil. Creyendo finalmente haber vencido volví a mostrársela pero nuevamente me corrigió. La cuarta fue la vencida y di por terminado el cuadro. Tres veces creí haberlo hecho bien y tres veces me di cuenta que podía mejorarlo. Viéndolo ahora (comparando los primeros intentos que tengo en registro fotográfico con el ultimo) no puedo creer como no me di cuenta de lo mal que había quedado las primeras veces. Así que esto demuestra lo importante que son los profesores, tomar sus correcciones como desafíos, tener una segunda mirada que sea honesta y que confíe en que podés hacerlo mejor.

Flor Milano Theblogbox.png
El arte de @flormilano.arte

“Héctor Morales”
por Profe James:

Tenía un profesor en la Universidad, se llama Héctor Morales, era mi profesor de ilustración. Todos los alumnos le teníamos respeto porque se lo había ganado, por su trabajo y por su personalidad estricta y abierta también. Siempre nos andaba hablando de sus experiencias como ilustrador, sobre los trabajos que le encargaban, sobre los deberes de un ilustrador, sus responsabilidades, sus problemas y cómo los solucionaba en el gremio del diseño y también de cómo le chocaban los alumnos que dibujaban manga (muchos) con esos ojos grandotes y puras copias de personajes mal logradas. A veces nos reunía en el centro del salón para enseñarnos sus trabajos y en verdad eran trabajos buenos. Fue de las primeras veces que sentía que alguien podía tener una carrera como ilustrador porque hasta entonces mi idea de diseñar y ser diseñador me resultaba bastante aburrida (banners, páginas, marcas, muévele aquí, cámbiale color acá) pero de todas esas pláticas hubo una en particular de la que me acuerdo bastante.

Ese día había revisado muchos trabajos que habíamos hecho en sus clases y se decepcionó mucho cuando vio que la mayoría no estaba buscando tener una técnica, parecían estar más preocupados por tener un estilo y en esa búsqueda comenzaban a descuidar varias cosas que nos había estado tratando de enseñar durante meses. Criticó muy duro sobre cómo alguien puede decirse ilustrador y no tener la capacidad de dibujar una figura humana decente.

Criticó fuerte sobre como alguien puede decirse ilustrador y ni siquiera poder dibujar un brazo o una mano medianamente logrados y por el contrario hacían brazos largos curveados como tentáculos. Lo que quería transmitir es que a veces alguien oculta sus fallas y su falta de técnica poniéndole la etiqueta de estilo, como si por tener un estilo te salvara de hacer cosas más realistas porque no es tu estilo, o tu estilo fuese no poner cara, o tu estilo fuese no poner dedos, o tu estilo es hacer pies sin dedos o ya de plano no dibujar pies. Nos habló sobre Picasso. Él pintaba abstracto pero no porque no supiera dibujar realismo o dibujaba cuerpos geométricos pero no porque no supiera dibujar cuerpos humanos. Todo lo hacía así porque era su decisión, porque quería romper de una forma con lo tradicional de la pintura. Incluso Picasso desde muy pequeño ya dominaba muchas técnicas y había llegado a un nivel de realismo muy avanzado. Lo que nuestro profesor de ilustración nos decía era que a eso debíamos aspirar. Aspirar a tener una técnica y desarrollar habilidades que nos exigen más trabajo. Una vez llegando a ese punto podías entonces explorar estilos en diferentes niveles de iconicidad. “El estilo va llegando solito con el tiempo y con el trabajo” decía. Si uno lo busca desde muy temprano, solo se pierde de explorar tantas soluciones gráficas.

Profe James Theblogbox
Ilustraciones de @profe_james

“Capitán Tsunami y Jorge Juan Moyano”
por Valentina Taom:

En realidad son dos profesores que hicieron que mi personalidad creadora tuviera un cambio, para desarrollar nuevas formas de pensar e inspirarme.

Los profesores Capitán Tsunami y Jorge Juan Moyano — en dos materias que se presentaron por separado y en distintos años de mi formación artística — fueron los que detonaron que rompiera estructuras en mi proceso creativo, para poder así liberar nueva energía creativa y proponer nuevos planteamientos cuando pintaba y dibujaba. Experimenté y conocí nuevas herramientas, diferentes formatos, e incluso aprendí a completamente borrar y olvidar piezas para poder crear algo mejor, nuevo y fresco.

Al principio fue difícil entender y zafarme de ideas y modos de crear, que para ese entonces eran muy “míos”, pero cuando transmutaba mi forma de pensar me daba cuenta que entonces podía así llegar a innovaciones dentro de mi personalidad creadora. Ahora les agradezco el haber sugerido que no me limitara con sólo una exploración, para no encerrarme en las primeras ideas que llegan a nuestra mente cuando uno va a crear. Para que finalmente pudiera seguir creando sin parar, y encontrar dentro del campo de trabajo “desconocido” mejores resultados que incluso no imaginaba pero que generaron mucha satisfacción personal.

Al final entendí que en todo momento debía estar dispuesta a transmutar mi energía creadora y empezar de cero constantemente.

Valentina Taom Theblogbox
El arte de la vegetación de @tinataom

“Rubén Ruíz Soriano, A.K.A. Raji”
por Salvador Verano Calderón.

Mi nombre es Salvador Verano Calderón, soy ilustrador y diseñador gráfico freelance nacido en Pachuca. Soy también Digital Invader de la generación 6.0 y es de ahí que conocí a mi mentor y el fundador de la escuela, Rubén Ruíz Soriano A.K.A Raji.

No lo conocí mucho tiempo, tan sólo 4 meses, pero en ese tiempo me abrió la mente al enseñarme que las ideas mueven al mundo y que siempre ponerle corazón a lo que haces es importante al momento de trabajar. Tal vez no venía de este mundo, al igual que Bowie; no es para menos que su clase se llamara “Razón y Delirio”. Lo que si puedo decir es que estaba adelantado, creía firmemente en que las ideas podían llegar cambiar al mundo y sí, hoy día le sigo creyendo y recordando paseando en bici por las calles de Saltillo.

Amor de Verano Theblogbox
La ilustración de @amordeveranostd

“Phil Belair y Ashley Town”
por Daniela Valle.

Cuando estaba cursando mi tercer año en la universidad apliqué a varias empresas, design studios y agencias de publicidad para poder obtener créditos, ganar dinero extra y experiencia laboral. Mi meta era dejar mi trabajo de cajera si encontraba algo relacionado con mi área de trabajo. Lamentablemente mi falta de experiencia y conexiones no me facilitó las cosas. Fue entonces cuando mi profesor y mentor, Phil Belair, me aconsejó aplicar a una imprenta letterpress llamada Bay View Printing Co. La dueña (Ashley Town) era amiga de Phil, había sido su estudiante y había adquirido esa imprenta hace poco menos de 3 años. Phil me platicó sobre Ashley y la misión y visión de su imprenta. “Es una internship no pagada pero la experiencia y el ambiente de trabajo te van a encantar”. También me comentó que yo le recordaba mucho a ella. Siempre fue muy buena estudiante, aplicada, tenaz y sobre todo ambiciosa. “Te va a caer bien, hazlo, no te vas a arrepentir”.

Al final me decidí por aplicar sin importar que fuera una internship no pagada. Phil me conoce bien y sabe de lo que soy capaz. Mi experiencia en la imprenta de Ashley estuvo llena de retos y aprendizaje. Fue ahí donde descubrí mi amor y pasión por la tipografía. A pesar de que ya no trabajo en su imprenta (me contrató 4 meses después de haber empezado), Ashley continúa siendo una gran mentora, maestra y amiga para mí. Gracias a esa experiencia, se me abrieron muchas puertas en otros lugares. A veces me pongo a pensar que hubiera pasado si no hubiera seguido el consejo de Phil. No hubiera conocido a Ashley ni hubiera descubierto mi amor por la tipografía. Tampoco hubiera explorado el arte del letterpress y la serigrafía. Después de muchos años de servirle a la comunidad de diseño de Milwaukee, Phil finalmente se retiró este año. Él sabe que yo, como muchas otras personas, estamos más que agradecidos por habernos apoyado durante nuestra carrera.

Daniela Valle Theblogbox
El arte de la tipografía de @danvallec

“Roberto Padilla”
por Enrique Sañudo.

En realidad no tengo una anécdota en específico, pero si un recuerdo general de mi profesor de animación en la UAM, Roberto Padilla. Ya que contagiaba el amor y el interés por la animación siempre haciéndonos ver todas las posibilidades que en ella existen. Es de esos profesores que en lugar de considerarte su alumno, te trata como un colega y con el pasar de los años notas que ese trato es auténtico, ya que después de haber tomado clases con él, sigue teniendo contacto contigo en lo profesional, de una forma en que se siente cercano como amigo, como colega. Lo que más me impresiona es que no soy el único: noto que son generaciones las que creo han tenido la misma influencia.

Enrique Sañudo Theblogbox
Ilustraciones de @enriquesanudo

Gracias Maestros theblogbox

Por @blaubox.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s